## Última Hora ##
Un momento...
, , , , ,

La causa del infarto de miocardio, extrasístole, baja presión...una revolución en cardiología.

Premisa: la etiología de las llamadas enfermedades (o sea, la causa de las reacciones fisiológicas especiales del organismo) es el tema que, en un primer acercamiento a las 5LB, mayormente llama la atención. Además de la comprensión de las causas, pero, es fundamental aprender a familiarizarse con la función de los tejidos involucrados y la posición del organismo en ese proceso.
Este enfoque adopta los detalles adquiridos en la Escuela de Formacion Profesional 5LB, que en sí no busca demostrar nada (no en este contexto), sino que da instrumentos precisos que permiten a cualquier persona verificar estos fenómenos.
Para los principiantes será necesario leer, al menos, las 5 Leyes Biológicas



La cardiología a la luz de las leyes biológicas es extraordinariamente iluminante: aporta descubrimientos tan grandes que son capaces de revolucionar el enfoque clínico.

Por la complejidad de este órgano, será necesario analizar las distintas fases en varios tejidos con su correspondiente inervación.
El corazón está, en efecto, conectado a su ¨ordenador¨, el cerebro, a través de 8 áreas cerebrales: 2 áreas (derecha e izquierda) en la sustancia blanca que conducen la musculatura estriada de los ventrículos (miocardio), 2 áreas de la corteza motora que envían las señales motoras, 2 áreas del tronco cerebral que inervan la musculatura lisa de las dos aurículas y 2 áreas de la corteza perinsular que producen bradicardia y taquicardia e inervan la íntima de las arterias y venas coronarias.

Cada tejido y área cerebral tiene su propia función, y en base a esta se activa una fisiología particular para enfrentar los obstáculos que nos presenta la vida.
En este artículo se encuentran las condiciones físicas en relación al miocardio, que son:
extrasístole, baja presión, edema pulmonar, hipertrofia cardíaca, soplos.
Otros síntomas referidos al corazón que no están presentes en este artículo no se relacionan con el músculo cardíaco, y serán referidos en otros artículos sobre el tema.

Los ventrículos: son las dos cámaras inferiores del corazón, músculos estriados con la función de bombear la sangre hacia los pulmones (ventrículo derecho) y al cuerpo (ventrículo izquierdo). Son conducidos por la sustancia blanca (mesodermo nuevo) que en la curva bifásica, se atrofian y necrosan en Fase activa, mientras que en la fase de reparación PCL, se hinchan y crecen (tercera ley biológica).

Como para todos los músculos estriados, en el período inmediatamente sucesivo a la CL (solución) el músculo cede, para permitir un tiempo de reposo caracterizado por hipoquinesia (para evitar ser desgarrado durante la reparación) con consecuente reducción del latido: en PCL-A se puede entonces, advertir extrasístoles, que son latidos ¨fuera de ritmo¨ provocados porque el músculo cedió y el latido compensatorio.

Durante la fase PCL-A, se pueden reconocer algunos síntomas característicos para los ventrículos que nos dan información útil para identificar el proceso en curso:

1) Si es el ventrículo derecho el que está en PCL-A puede haber:
- un latido con golpe seco
- el "corazón late en la garganta"
- en ciertos momentos se puede percibir ese dolor indefinido en el brazo izquierdo
- disnea, dificultad para llenar plenamente los pulmones

2) Si es el ventrículo izquierdo el que se encuentra en PCL-A, se puede ver:
- la presión sanguínea que baja drásticamente, durante una solución importante hasta 70-60 de máxima y 40 de mínima.
- sensación de colapso
- puede provocar edema pulmonar (agua en los pulmones).
- en ciertos momentos se puede percibir ese dolor indefinido en el brazo derecho

Concluída la primera fase de la reparación PCL-A, se produce durante algunos segundos (en la curva ideal , máximo un minuto) la contracción tónica del músculo (como un calambre), que es la Crisis Epileptoide, tambíen llamada infarto de miocardio.
Es evidente que si el ¨calambre¨ es muy intenso y prolongado, puede poner en peligro la vida del organismo, pero es parte de un proceso fisiológico normal. Nuestro corazón hace frecuentemente pequeños infartos (pequeñas CE) que pasan inadvertidas o que a veces pueden sentirse como un ¨golpe¨, parecido a una extrasístole.
El infarto de miocardio derecho o del miocardio izquierdo son 2 de los 4 infartos posibles, que serán argumento de otras profundizaciones.

La fase PCL-B prosigue y concluye la reparación de las fibras musculares previamente atrofiadas, haciéndolo con una producción mayor de células respecto a las iniciales, aumentando entonces la masa muscular.
En los casos de hipertrofia (corazón engrosado) nos encontramos frente a continuas recidivas de atrofia y reparación de los ventrículos tales que aumentan notablemente, con el paso del tiempo, la masa muscular.
Las lesiones (cicatrices) que se pueden encontrar en el miocardio generalmente se cree, son debidas a la falta de irrigación del músculo por oclusión de las arterias, pero en realidad, son consecuencia de procesos repetidos de necrosis y reparación. El proceso de cicatrización puede entonces volver al músculo un poco fibrótico (abundantemente cicatrizado).


La percepción biológica que ocurre en la Fase Activa sobre el miocardio es ¨me siento sobrepasado de sostener a alguien¨ que es más grande que yo y que está por arriba de mí: para un diestro el ventrículo derecho está en relación a mamá, el ventrículo izquierdo en relación a papá, hermano mayor o pareja. Para el zurdo es al revés*.
Puede ser el caso, por ejemplo, con una persona muy debilitada y enferma, donde el otro se siente sobrepasado en poder sostenerla.
En una curva bifásica ideal, los síntomas se manifiestan sólo en el momento en que "me siento liberado en el sentido de sentirme sobrepasado en sostener a alguien" (CL).
En ese instante el miocardio comienza a reparar y a inflamarse, cediendo un poco en su fuerza provocando los síntomas que hemos visto más arriba.
Dentro de las 3 semanas sucesivas estará la Crisis Epileptoide (infarto de miocardio, que puede pasar inadvertido) y comienza la PCL-B con el retorno a la fisiología normal.

Es una creencia popular que un alto nivel de presión o la obstrucción de las arterias son la causa del infarto, y podemos notar con esta óptica como no existe ninguna conexión entre el modo en que circula la sangre y la reacción (sensata) del músculo ventricular.
Por el contrario, es justamente la presión muy baja repentina a ser, no la causa, pero una señal que puede dar una indicación precisa sobre la posición del organismo al interior del proceso biológico.

*El corazón es una excepción en la regla de la lateralidad, está invertida. Debido a una rotación del órgano durante el desarrollo embriológico que invierte la posición de los ventrículos respecto a su inervación cerebral.


Para aplicar este conocimiento es imprescindible la precisión así es importante no autodiagnosticarse y no modificar el tratamiento médico, sino observar el proceso así como es con solo fines didácticos.
Debido a la pluralidad de variables es sin embargo imposible e irrespetuoso para la persona envolucrada, incluso en presencia del mejor médico o experto, hacer diagnósticos correctos y completos on line.



traducción y dirección

Matelda Lisdero

Sigue a el 5LB Magazine