## Última Hora ##
Un momento...

Tercera Ley Biológica - Sistema ontogenético

La 3ª ley se trata del sistema condicionado ontogenéticamente.

Esta ley revoluciona completamente el método diagnóstico porque nos habla del origen embriológico de los tejidos y su funcionamiento al interior del cuerpo.
En efecto, conociendo el origen embrionario y su respectiva inervación cerebral, se puede conocer el comportamiento del tejido en el programa de fisiología especial, se conoce el tipo de microbio involucrado (según la 4ªley) y se conoce también la sintomatología específica.

Gracias a estas correlaciones matemáticas, de un solo síntomas es posible saber, con extrema precisión el tipo de tejido involucrado, del cual se conoce su funcionamiento preciso y el comportamiento que le es característico dependiendo de su conducción cerebral. De este modo una intervención sintomática puede ser, cuando es necesaria, muy precisa y exacta.

Para entender la diferenciación de los tejidos es necesario estudiar como esta sucedió recorriendo en grandes líneas la evolución. El mismo camino lo encontramos paso a paso en el desarrollo embriológico de los animales superiores (ontogénesis): en efecto el desarrollo del embrión humano durante el embarazo recapitula velozmente la evolución de los seres vivos! (filogénesis)
Durante las 6 primeras semanas de gestación se ensamblan los tejidos, órganos y funciones biológicos reproduciendo el pasaje por la evolución que se puede simplificar así:

1) Endodermo 
En la primera fase evolutiva, el primer organismo unicelular estaba inmerso en el mar original (0,9% de concentración salina, igual a la del liquido amniótico y a la del liquido del cuerpo actualmente) 300 millones de años atrás comenzó a transformarse en un organismo pluricelular (como la mórula en el desarrollo embriológico) hasta formar el primer gusano de agua: tubo digestivo pequeño que tenia la simple función de obtener energía engullendo presas para digerirlas y luego expulsarlas. Estos tejidos hoy dan origen a la hoja embrionaria endodermica.


2) Mesodermo Antiguo
Posteriormente los primeros anfibios probaban avanzar sobre la tierra desarrollando un tejido (dermis) necesario para protegerse del roce, de los rayos ultravioleta y de los ataques a su integridad.
Estos tejidos hoy dan origen a la hoja embrionaria del mesodermo antiguo


3) Mesodermo Nuevo 
Con la permanencia sobre la tierra firme, el organismo comenzó a perfeccionarse con el objetivo de ser más eficiente en un ambiente expuesto a la gravedad.
Para poder moverse más ágilmente y ser más competitivo ha desarrollado el aparato esquelético y muscular.
Estos tejidos hoy dan origen a la hija embrionaria del mesodermo nuevo

4) Ectodermo
Al último se afinaron los sentidos para poder orientarse mejor, la facultad desarrollada para comunicarse en la manada, para poder vivir en sociedad y aquellas para garantizar la continuidad de la especie
Los tejidos que se especializaron en estas funciones son hoy de origen ectodermico.


Cada una de estas 4 fases evolutivas ha producido un tipo de tejido especializado en su función.
Cada órgano de nuestro cuerpo está compuesto de estos 4 tipos de tejido.
A lo largo de estas 4 fases evolutivas el organismo a conseguido una estrategia cuyo fin es la supervivencia, en forma de programas de fisiología especial, rutinas biológicas de coordinación celular.
El Doctor Hamer le ha llamado en la Nueva Medicina Germánica® ¨Programa eSpecial, Biológico y Sensato¨ (SBS).
Los 4 tipos de tejidos especializados (endodermo, mesodermo antiguo, mesodermo nuevo y ectodermo) son coordinados en sus tareas de programas biológicos de 4 áreas cerebrales.

Las primeras 2 áreas cerebrales que analizaremos componen el cerebro antiguo o paleoencéfalo: tronco cerebral y cerebelo desarrollados en las 2 primeras fases evolutivas. 
Conducen los programas biológicos (SBS) de los tejidos endodérmicos y del mesodermo antiguo, los cuales estimulan el aumento funcional de la fisiología. 
Por ejemplo, hay un aumento de la producción de sudor de parte de las glándulas sudoríparas, útil para escabullirse del depredador (función de defensa contra un ataque de la segunda hoja embrionaria). Si es necesario sostener el proceso se dispara también la proliferación celular. Apenas el organismo consigue salir de la situación de peligro la fisiología especial se interrumpe con una inmediata y drástica caída de la función. 
Entonces las células excedentes son desmanteladas (caseificación) por medio de los hongos y micobacterias.  

Las otras 2 áreas cerebrales que componen en cerebro reciente (neoencéfalo) son la sustancia blanca y la corteza cerebral, desarrolladas en la 3 y 4 etapa evolutiva. 
Conducen los programas biológicos de los tejidos del mesodermo nuevo y del ectodermo los cuales disparan una reducción de la función de la fisiología. 
Por ejemplo, el programa biológico de los huesos reduce su calcificación con la consecuente necrosis celular. Este es un programa absolutamente sensato. 
Al termino del proceso necrótico comienza un recrecimiento de las células en abundancia y se forma un callo óseo. Un resultado final que tiene como objetivo reforzar la estructura para poder afrontar desafíos más arduos en el futuro. 
Bacterias y virus participan a la reconstrucción de los tejidos conducidos por el neoencéfalo.

La tercera ley describe tanto la función biológica de los tejidos especiales del cuerpo como su comportamiento durante un programa especial (reducción o potenciamiento funcional)


Para comprender que son la Fase Activa y la Reparación en esta tabla vaya a la 2ª Ley Biológica



traducción y dirección

Matelda Lisdero

Sigue a el 5LB Magazine