## Última Hora ##
Un momento...
,

Tras las principales causas de muerte: la hipnosis de las creencias

¿Recuerdas, el año pasado, las noticias de la niña estadounidense que, tras un diagnóstico de tumor cerebral, declaró "estoy enferma, el sábado me mato"?
Y se suicidó.

Esta semana encontramos en los periódicos una historia similar, que ocurrió aquí en Italia.
Un hombre, diagnosticado con cáncer de hígado en los últimos años, se ahorcó por la desesperada certeza de tener que morir (¿qué sabemos? Suponemos que es como nos cuenta la noticia).

Convencido de que moriría de cáncer, se suicidó. Pero estaba curado. Tragedia en la provincia de Lodi (Italia).
La noticia en el Huffington Post

Con la diferencia, en comparación con la niña estadounidense, que a este hombre se le había dicho, repetido y garantizado que ahora estaba fuera de peligro.
El terror hipnótico del "gran mal", del monstruo que te devora por dentro, parece haber sido insostenible.

Un diagnóstico que se basa en ciertas creencias, puede tener efectos muy diferentes dependiendo de la percepción de cada persona.
En general, en nuestro mundo, la palabra CÁNCER tiene una carga hipnótica a la que nadie es indiferente, y produce en el individuo reacciones muy diferentes, con un efecto nocebo garantizado..
La vida después de un diagnóstico de estos queda revolucionada, y sabemos que esto no es indiferente para el organismo: es la fuente de una cascada de eventos, que para algunos puede ser un punto de inflexión, para muchos otros un torrente convulsivo que arrastra.
En estas condiciones, percibidas por el organismo como de extremo peligro, sabemos que el cuerpo puede reaccionar con manifestaciones que a veces llamamos "metástasis", o incluso con acciones extremas como el suicidio.

Estoy seguro de que muchas personas han oído hablar de personas que, por error, han sido diagnosticadas con algo que no tenían (tal vez para el intercambio de registros médicos) y murieron; y otros que, por el contrario, no entendieron lo que le diagnosticaron, entendieron mal que no tenían nada y sobrevivieron al diagnóstico más fatal.

Incluso si no mencionamos las fuentes particulares para estas anécdotas, suceden.
Cada persona tiene una experiencia única y muy particular, que no se puede incluir en ninguna estadística.
Desafortunadamente, la ciencia ni siquiera puede estudiar el efecto nocebo como lo hace con el placebo, por razones éticas claras.
De hecho, se estudia el sobrediagnóstico y, además de la sobre-medicalización, también se consideran las "consecuencias psicológicas"; sin embargo, no sabemos el peso real y lo que producen.
Sin embargo, experimentamos diariamente lo importantes que son.

Cuando se le dice a un caballo "tienes cáncer", ¿qué responde el caballo?
La distancia entre su reacción y la mía es la medida del efecto nocebo.
El efecto nocebo existe, porque existe la creencia de que los procesos del cuerpo son malos, malignos, destructores fuera de control, una percepción de cosas enraizadas en milenios como fueron los castigos divinos hace unos siglos. Esta es precisamente la misma percepción.

Además, la "etiqueta diagnóstica" fija esta percepción con un nombre de enfermedad estático e inmutable, en un proceso que, al ser biológico, no es inmóvil sino que es de naturaleza dinámica: aumenta, disminuye, transforma ... nosotros aquí lo llamamos "curva bifásica".
"Soy anémico", "soy celíaco", "soy terminal", "soy artrítico", en esencia "estoy enfermo": definiciones que tienen un poder fijador hipnótico tan pesado, tanto que el hombre que se quitó la vida fue incapaz de dar esperanza a la idea de que, tal vez, su hígado podría ser un hígado muy diferente al de unos pocos años antes.
"Estoy enfermo" es una identificación con algo estático que no existe.
Y la percepción puede quedar encerrada en un rincón oscuro sin aliento.

Este sistema de creencias, como todos los sistemas de creencias, actúa concretamente en las personas y produce fisiología.
Ahora bien, el problema no es el diagnóstico en sí: uno cae fácilmente en la tentación de escapar de él, con inconsciencia peligrosa, y con cualquier control médico para "evitar el DHS": el problema radica en el sistema de creencias en el que estamos inmersos, eso genera las condiciones en las cuales el valor biológico del diagnósico se vuelve igual a una bestia feroz que ataca.
No le tenemos miedo a las cosas, sino a lo que percibimos sobre las cosas según nuestras creencias.
Parece un hecho tan plausible y obvio, cualquiera puede aceptarlo más o menos claramente, sin embargo, la resistencia de nuestra cultura para integrar las leyes que explitcan este mecanismo es monstruosa. 
Una integración que será lenta pero que en el futuro tendrá efectos muy positivos. sobre la reestructuración de la percepción "nociva" de la enfermedad.

A menudo insisto en el concepto de percepción porque para nosotros, las criaturas concebidas sobre la sensorialidad, lo que percibimos es todo.
En este contexto, el miedo a la salud es un tema fundamental: recomiendo encarecidamente que investigue de inmediato, mirando este video: el castillo del miedo basado en las creencias en el campo de la salud [ITA].



traducción y dirección

Matelda Lisdero

Sigue a el 5LB Magazine