## Última Hora ##
Un momento...
, , , ,

Causa de la hepatitis y síntomas

Premisa: la etiología de las llamadas enfermedades (o sea, la causa de las reacciones fisiológicas especiales del organismo) es el tema que, en un primer acercamiento a las 5LB, mayormente llama la atención. Además de la comprensión de las causas, pero, es fundamental aprender a familiarizarse con la función de los tejidos involucrados y la posición del organismo en ese proceso.
Este enfoque adopta los detalles adquiridos en la Escuela de Formacion Profesional 5LB, que en sí no busca demostrar nada (no en este contexto), sino que da instrumentos precisos que permiten a cualquier persona verificar estos fenómenos.
Para los principiantes será necesario leer, al menos, las 5 Leyes Biológicas.


La hepatitis (A, B o C y cualquier variante) es el nombre asociado a un hallazgo clínico que individualiza anticuerpos específicos para un virus dado, usualmente en condiciones totalmente asintomáticas.
Si por un momento dejamos de lado los marcadores de los exámenes de sangre y nos focalizamos en los síntomas concretos, lo que se entiende generalmente como ¨inflamación del hígado¨ es un proceso de fisiología especial de conductos biliares que, para manifestar síntomas evidentes, debe necesariamente haber habido recidivas repetidas durante un largo período.

Estamos hablando entonces de una de las curvas bifásicas que llamamos ¨humanas¨, en donde los tejidos arrastran el proceso no logrando recuperarse completamente.

Comencemos por observar que es lo que pasa en la curva bifásica teórica y monocíclica, o sea, sin recidivas: en Fase Activa el epitelio de los conductos biliares (origen endodérmico)se ulcera, permitiendo una cierta expansión de la luz del conducto permitiendo un mayor flujo de bilis.
En esta fase no se advierten síntomas.

En el momento de la ConflictoLisis, el epitelio comienza a reparar las úlceras, se llena de líquido y el tejido se hincha con edema.
La hinchazón reduce la luz y se obstaculiza el flujo de los jugos.
Una indicación sintomática de la PCL-A son las heces claras y amarillentas, ligeras y flotantes: este aspecto se debe a la ausencia de bilis que las hace ricas en gases (de fermentación) y de grasas.
En el caso de una solución intensa, en concomitancia con el conflicto del prófugo (la fisiología especial a cargo de los riñones), el conducto puede ocluirse temporalmente provocando estasis biliar.
Cuando hay estasis, en PCL-A puede manifestarse la ictericia, el color amarillento de la piel (también estarán alterados los valores sanguíneos)
La CE puede pasar inadvertida o dar puntadas agudas y dolorosas por algunos segundos (cólicos).
En PCL-B los conductos tienden a normalizarse, las úlceras se cicatrizan,las heces se vuelven oscuras, pesadas y pegajosas por el retorno abundante de la bilis, la piel s e torna de color amarillo intenso u ocre.

La percepción biológica que activa los conductos biliares en una persona diestra es precisamente "debo someterme a una situación en la que me han injustamente quitado algo que era mío", genéricamente dicho en términos emotivos ¨rencor en el territorio¨.

Imaginense al gatito que está a unos centímetros de su comida mientras que el gato más grande (o más fácil,¡ el hermanito!) le saca toda la comida.
La mujer zurda responde con los conductos biliares a un tono de percepción diferente, una sustracción de identidad: "no se cual es mi rol", "soy o no soy su mujer".
Si se realizan análisis de sangre en un período de PCL en suspenso, se observan los residuos de este proceso, con valores muy alterados.
Por lo que respecta a la actividad de los virus (siempre que su papel sea requerido), proliferan a partir de la PCL-A durante la cicatrización del epitelio de los conductos biliares.
¿Y el contagio?
En el modelo de las 5 Leyes Biológicas el sentido de la presencia de cualquier microbio es distinto al que conocíamos hasta ahora (consultar 4° Ley): si el cerebro no ha activado un programa de fisiología especial, el microbio no tiene lugar ni motivo para involucrarse ( y su trabajo es sensato y útil para la reparación del tejido).
Cuando una persona permanece inmersa en un estado de rencor por un largo período, dentro de una jaula perceptiva, de la cual no es consciente, su cuerpo puede tener síntomas debilitantes proclamados con el nombre de hepatitis, cirrosis (gran acumulación de cicatrices) y carcinoma.

La llamada ¨curva humana¨ representan en un gráfico aquellas situaciones que se arrastran cuando el organismo no logra terminar el programa biológico por un perpetuo sentido de ¨injusticia por algo que me sacan¨.


Para aplicar este conocimiento es imprescindible la precisión así es importante no autodiagnosticarse y no modificar el tratamiento médico, sino observar el proceso así como es con solo fines didácticos.
Debido a la pluralidad de variables es sin embargo imposible e irrespetuoso para el enfermo, incluso en presencia del mejor médico o experto, hacer diagnósticos correctos y completos on line.



foto di Mary-Katherine Ream sotto licenza CC



traducción y dirección

Matelda Lisdero

Sigue a el 5LB Magazine