## Última Hora ##
Un momento...
, , , , ,

Musculatura en la digestión: constipación y cólicos intestinales

Premisa: la etiología de las llamadas enfermedades (o sea, la causa de las reacciones fisiológicas especiales del organismo) es el tema que, en un primer acercamiento a las 5LB, mayormente llama la atención. Además de la comprensión de las causas, pero, es fundamental aprender a familiarizarse con la función de los tejidos involucrados y la posición del organismo en ese proceso.
Este enfoque adopta los detalles adquiridos en la Escuela de Formazione Professionale 5LB, que en sí no busca demostrar nada (no en este contexto), sino que da instrumentos precisos que permiten a cualquier persona verificar estos fenómenos

Para los principiantes será necesario, al menos, leer las 5 Leyes Biológicas.


Se ha hablado de músculos estriados, que comúnmente se lo llama "voluntarios".
Existe también un grupo de músculos lisos (también llamados involuntarios), que son aquellos evolutivamente más antiguos y que se ocupan en parte de sostener la estructura, pero fundamentalmente de conseguir el "bocado vital".
En efecto es el aparato digestivo (pero no el único) el que es el más rico en musculatura lisa, que permite, con la función peristáltica, adquirir, empujar y expulsar la comida.

Así constipación, obstrucción y cólicos intestinales, todos procesos que involucran el aumento o disminución de la motilidad son síntomas de este grupo muscular conducido por el tronco cerebral.



En Fase Activa, o cuando el organismo percibe dificultad en empujar el bocado hacia abajo, la peristalsis aumenta automáticamente su función y el tono muscular.
El aumento de motilidad puede no ser notado conscientemente en esta fase, pero en algunos casos puede hacerse evidente cuando hay fasciculaciones (contracciones de ritmo regular de los músculos, como ¨pulsantes¨) como por ejemplo en la faringe o en la lengua.
Un fenómeno análogo es aquel de la taquicardia o de la fibrilación del corazón, que activa la "peristalsis" atrial para hacer correr mejor la sangre, con una percepción biológica de " mi corazón debe ser más eficiente" (se profundiza sobre el corazón en la sección de sistema cardio-circulatorio).

En la fase PCL-A el aparato digestivo manifiesta de inmediato una drástica caída de función con hipotonía muscular y detención de la peristalsis, provocando constipación.
Típico caso de quien, apenas se va de vacaciones alejado de la "contrariedad indigesta" laboral o familiar, experimenta una detención de la funcionalidad intestinal que puede durar varios días (sin que esto le signifique ningún daño al organismo).
A concluir la PCL-A se vuelven a "encender los motores" con la Crisis Epiletoide, que se manifiesta con cólicos, rápidas contracciones incluso dolorosas que pueden durar como máximo 4 horas.
En la fase PCL-B se recupera lentamente la peristalsis normal.

La percepción del organismo que activa este proceso es muy visceral: debemos imaginar a una serpiente que, con una gran presa en el vientre, aumenta la función digestiva para acelerar su asimilación y expulsión.
La percepción responde entonces a "me cuesta tragar este bocado" para la musculatura de la faringe y de la boca, "me cuesta tragar y hacer avanzar este bocado", "agarré algo pero más que eso yo no puedo hacer" para la musculatura del esófago y del estómago, "no logro eliminar esta porquería" para el intestino etc.

Cuando ingerimos algo nocivo para el organismo (como por ejemplo un veneno), en automático e inmediatamente (sin la mediación de la mente) aumenta la función de evacuación rápida del bocado indigesto en una dirección , en la otra o ambas.
Para la "serpiente", que es nuestro sistema digestivo, conducido por el cerebro antiguo, el bocado indigesto de comida o la situación indigesta en la vida (en casa, en el trabajo, etc.) son exactamente la misma cosa, y el programa biológico que se activa es el mismo.

En esta exposición he querido simplificar las cosas limitándome a hablar del nivel muscular y peristáltico, pero se puede profundizar en las otras 4 funciones del aparato digestivo que son:
- función sensorial, para reconocer si el bocado es comestible o no
- función secretora, que produce moco para lubricar el bocado
- función absorbente, para asimilar los nutrientes a través de la mucosa hacia los vasos sanguíneos
- función excretora, para eliminar los deshechos

Generalmente estas funcionan juntas, siempre con el objetivo de adquirir o expulsar el bocado vital, reaccionando con un aumento de función en Fase Activa y una caída de la función en la fase de reparación, con síntomas precisos para cada cualidad.

Para aplicar este conocimiento en un caso concreto es imprescindible la precisión, también es importante no autodiagnosticarse y no modificar el tratamiento médico indicado, sino que dentro de los límites de esta información, que no pretende ser completa, observar los procesos así como son con fines didácticos.
Debido a la pluralidad de las variables resulta imposible e irrespetuoso para la persona involucrada , aún ante la presencia del mejor médico experto, realizar diagnósticos completos y correctos online.

Como este es un resumen sintético de la información, es aconsejable llevar a cabo un estudio exhaustivo del tema



traducción y dirección

Matelda Lisdero

Sigue a el 5LB Magazine